Televisión

Tabletas gigantes para ocultar bien la información

Fox News Desk

La nueva escenografía espectacular de Fox News produce confusión en el espectador por la abundancia de elementos de gran tamaño, como las tabletas gigantes.

El lunes estaba zapeando y me encontré de sopetón con el nuevo plató de Fox News. Luego empecé a ver que en Internet se hablaba de ello, en un tono crítico y sarcástico bastante generalizado. «Nave Enterprise», «bizarro» o «parodia de ‘Saturday Night Live'» eran algunas de las cosas que se decían. Mi sensación había sido de confusión. Hay diseños en prensa que en lugar de animar a la lectura me disuaden de ella, en algunos casos por ser un horror estético y en otros por ser demasiado bellos, y entonces me entretengo admirando el diseño olvidándome del contenido. Incluso hay veces que el diseño es correcto, ni feo ni demasiado bonito, pero tiene algo que no invita a la lectura. En televisión pasa algo parecido.

Un presentador en televisión debe de estar suficientemente alejado del fondo como para no arrojar sombras. Y también para que el fondo no distraiga demasiado la atención del espectador. Hace ya algunas décadas se empezaron a poner de moda los estudios de noticias que integraban la redacción, o al menos una parte de esta, como fondo. Nunca me pareció del todo acertado porque inevitablemente me despisto a veces observando lo que hace un redactor, y siempre he pensado que en realidad es un recurso más escenográfico que práctico. Digamos que Fox News lleva al paroxismo ese recurso escénico, vendiendo a su público que servirá para ofrecer mejor información.

La nueva escenografía espectacular de Fox News produce confusión en el espectador ante tanta abundancia de elementos de gran tamaño.

Durante el rato que pude mantener la atención a la pantalla viendo el nuevo desktop news de ese canal tuve la sensación de que todo era confuso. La figura del presentador se confunde delante de tanto fondo. No están utilizando capas de profundidad para mostrar lo prioritario, de forma que unos redactores ante gigantescas pantallas están delante de un mural de vídeo donde se ofrecen temas del momento en redes sociales. El redactor debería estar en el fondo, si es que de común no va a intervenir, situando esa pantalla con información en un plano más cercano al espectador. Este orden desprovisto de toda lógica introduce confusión y hace complicado para el espectador centrar su atención en lo realmente importante.

Es cierto que las pantallas son ridículas. O, más bien, lo es la imagen de unos redactores que parecen jibarizados ante una tablet de desproporcionado tamaño. Pero es posible que le saquen rendimiento y sea un instrumento útil en su trabajo. El problema es que como espectador tal vez no necesito verlo. De acuerdo que utilicen una herramienta útil para el redactor, pero exhibirlo ante el espectador de forma continua parece que es solo para presumir de moderno y revolucionario equipamiento.

Seguramente estoy siendo demasiado generoso aceptando que las ‘pantallacas’ puedan llegar a ser útiles, algo a lo que no ayuda ver redactores consultando Twitter mostrándose solamente cuatro tuits en la enorme pantalla. Mi iPad, de tamaño manejable, me muestra entre ocho y nueve tuits. ¿De verdad les vale de algo esa tablet fuera de escala? ¿No estarían más cómodos con un tamaño más… digamos humano? Son 55 pulgadas muy mal aprovechadas las de esos BAT (Big area touchscreens) que esperemos no dejen a sus usuarios ciegos como murciélagos. La tele de mi salón es de 46 pulgadas y ya me parece suficientemente grande, y eso que la miro desde más de metro y medio de distancia.

Un plató iluminado de forma plana y excesiva puede producir fatiga visual en el espectador.

Por otro lado, parece como si ese plató-redacción lo hubieran iluminado técnicos de algún canal español. Todo debe ser a lo grande. A pantallas grandes les corresponden muchos luxes. Estaría bien hablar con los redactores y que nos hablasen del inevitable reflejo de las luces en las pantallas de sus súper tabletas. Ni una sombra en el plató significa incrementar la fatiga visual del espectador. Aunque todo se corresponde dentro de ese despropósito, porque difícilmente se puede arrojar algo de sombra en el fondo del plató si allí hay una pantalla de unos 12 metros de ancho que en ocasiones maneja el presentador con una especie de mando de la Wii, sin que lleguemos a saber por qué ni para qué.

Todo indica que con estos medios tan molones y espectaculares solamente quieren presumir. Es posible que así pretendan evitar que se note la mala información que da ese canal. O, peor aún, utilizan tan visibles herramientas para poder ocultar bien la información. A veces los árboles (o las tabletas) no dejan ver el bosque (informativo). En realidad, siempre he pensado que en Fox News no hacen periodismo ni información. Lo suyo es otra cosa.

The Verge: Fox News debuts bizarre, giant tablets in its outrageous new newsroom ]]>

David Cano es creador y editor de laGatera, fundador e impulsor de Atomible, autor del blog El Gato encerrado en telecinco.es, además de colaborar en el programa MorninGlory en Radioset y BeMad. Realiza labores de analista de social media y bloguero freelance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.