Televisión

Audiencia o clientes

En la última entrada de este blog hablaba de ‘The Newsroom’ y en mi muro de Facebook una buena amiga añadía a mis comentarios la recomendación de verla en versión origina subtitulada. Estoy totalmente de acuerdo, a pesar de la dificultad que supone seguir argumentos tan rápidamente expuestos, con personajes que hablan tan deprisa que apenas pueden respirar, mientras se lee el texto en rotulitos no siempre sincronizados con gran precisión.

Soy firme partidario de la VOS, tanto en cine como en televisión, por varias razones. La principal es poder apreciar por completo el trabajo de los actores, aunque en realidad se trata de algo más sencillo, consistente en respetar el producto tal como ha sido creado. Igual que no nos gustaría ver colgada del Museo del Prado una copia de Las Meninas, no debería valernos ver una serie doblada. Aunque tanto en el doblaje como en el subtitulado se producen errores que a veces son importantes o impiden hacernos llegar algún mensaje de los guionistas.

Sucedió en el primer episodio de ‘The Newsromm’, tanto en su versión doblada como en la subtitulada. A McAvoy le quedan pocos minutos para entrar en plató y se va a ponerse un traje recién salido de la tintorería. Colgando de la percha hay un cartel publicitario que reza: «All for our customers» (Todo para nuestros clientes»). La traducción convierte el término «clientes» en «audiencia», traicionando («traduttore, traditore«) la intención de Soskin. Me parece evidente que la visualización de ese mensaje en el preciso momento previo a salir en antena ayuda a que el protagonista se plantee el dilema de si se debe dirigir a sus espectadores como audiencia o como clientes.

Ayer mismo leía en el blog Red Bee un reflexión sobre el marketing de contenidos que pone el dedo en la llaga de este asunto. Concluye ese texto con lo siguiente:

«Comienza por pensar en el público, no en los consumidores. Empieza por ahí y estarás en tu camino de crear un contenido entretenido y útil que conduzca a resultados apreciables» («Begin by thinking about audiences, not consumers. Start there and you’ll be on your way to entertaining and useful content ideas that drive measurable results»).

Y unos párrafos antes señala:

«Las audiencias se sienten atraídas por las cosas que les interesan. Los consumidores se ven interrumpidos por mensajes que a menudo no lo hacen» («Audiences are attracted by things that interest them. Consumers are interrupted by messages that often don’t»).

¡Interesante! A veces parece que los creadores de contenido quisieran suplantar a los creativos publicitarios y, al igual que estos, pretendan tratar a la audiencia como clientes. Tal vez esto sea también aplicable a algunos programadores televisivos u otros responsables de diferentes ofertas televisivas. Por el momento, estoy feliz de que al menos en el terreno semántico se siga manteniendo cierto pudor que impide hablar de clientes a favor de seguir refiriéndose a la audiencia.

David Cano es creador y editor de laGatera, fundador e impulsor de Atomible, autor del blog El Gato encerrado en telecinco.es, además de colaborar en el programa MorninGlory en Radioset y BeMad. Realiza labores de analista de social media y bloguero freelance.

  • Bonjour Lindo Gato
    Durante un año he «producido» contenidos sin interesarme NUNCA al perfil de mi «audiencia»… solo me interesaba publicar cosas que ME parecia interesante compartir. Eso si, mientras ganaba una audiencia fiele, nadie me pagaba por el trabajo hecho – seguro que eso te suena de algo 😉
    Hoy en dia, cuando publico una entrada «patrocinada» lo anuncio como tal porqué estoy concretamente llamando la atencion del consumidor, la que existe siempre detras del lector y que interesa las marcas para convertirles en clientes (consumidores que compran) .
    En Francia tenemos una ley en la prensa clasica que obliga a las editoriales a diferenciar contenidos de pura informacion de los anuncios publicitarios disfrazados de reportajes, focus o lo que sea y a etiquetarlos claramente como «publi-reportajes».
    Informamos la audiencia pero vendemos a clientes… a los consumidores de entender la dierencia… o no… para el maximo placer de los creativos publicitarios que quieren marketing invisible por todas partes.
    Besos grandes desde Paris

  • Qué bien leerte, francesa. Sé lo que es trabajar mucho sin recibir una recompensa económica, sí.

    Interesante lo que cuentas. El problema es que ese placer de los creativos publicitarios por el marketing, invisible o no, se traslade a los creadores de contenidos. Si tú estás publicando un post patrocinado debes pensar en los «clientes» de ese producto como consumidores, pero si en el resto de posts piensas en tus lectores como clientes estos lo notarán y, más tarde o más temprano, dejarán de estar interesados.

    Tratar a la audiencia televisiva como clientes es un atajo que pronto se convierte en un callejón sin salida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.