RTVV: crónica de una muerte anunciada | laGatera
Actualidad

Neymar: "Messi me ayudó mucho en mis inicios"

RTVV: crónica de una muerte anunciada

  Por      17 Ene 2014

RTVV liquidada

El 28 de noviembre, a las 23.50 horas, Ràdio Nou es silenciada. La mañana siguiente, concretamente a las 12.19, Canal Nou ve interrumpida sus emisiones con un corte a negro. Se ponía fin a 24 años de historia de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) tras una decisión del Partido Popular que deja sin un servicio esencial a los valencianos.

Si bien es cierto, el sentimiento general es que ese servicio había dejado de ser como debería hace años. RTVV estaba secuestrada y hemos vivido casos rocambolescos: manipulación informativa descarada, cargos directivos relacionados con corrupción, presuntos abusos sexuales, silenciamiento a instituciones y partidos de la oposición… Es evidente que, en muchos casos, no cumplía la finalidad para la que fue creada. Lo acontecido es la crónica de una muerte anunciada.

Secuestrada durante años, RTVV llega a su fin tras un gran cúmulo de despropósitos

Sin embargo, son los encargados de generar esta situación los que han apretado el gatillo. El día final de RTVV, con momentos que bien podían ser extraídos de una película del genial Luis García-Berlanga (Paco Telefunken podría ser el protagonista de “El verdugo”), es un colofón digno del despropósito que ha venido sucediéndose.

Comenzó con el final abrupto de las emisiones de Ràdio Nou, a mitad de su programa más exitoso (La Taula Esportiva). A la 1,30 h. nadie hubiese estado en las instalaciones de la emisora pero se decide cerrar de manera drástica, poniendo en alerta a todos los trabajadores de Canal 9 que, imaginándose una jugarreta similar, cogen las riendas de la programación y se marcan un especial de 12 horas que pasará a la historia. No solo por tratarse del último día de Canal 9 sino por volver a ser Radio Televisión Valenciana: informar en valenciano, dar voz a todos los colectivos sociales y políticos (el PP no quiso participar), hacer una televisión de calidad…

Diversos programas especiales, realizados exclusivamente por los trabajadores, recuperaron la esencia perdida de RTVV

Este medio había perdido su esencia – ser, verdaderamente, Radio Televisión Valenciana – desde hacía años pero quedaba demostrado en los últimos meses (el pasado septiembre se presentó un cambio de imagen, tanto corporativa como informativa) que era posible recuperar lo perdido. Tras la dimisión de Rosa Vidal – ostentaba el cargo de Directora General del ente – y su equipo el pasado 6 de noviembre, los trabajadores tomaron el control.

Se realizaron informativos especiales, salieron a la calle a entrevistar a ciudadanos, se disculparon por silenciar a colectivos como la Asociación de Víctimas del Metro 3 de julio e incluso se emitió un debate con representantes de los 4 partidos políticos más votados en la Generalitat Valenciana. Inaudito. Y eran los trabajadores los que programaban, aunque el PP tomó de nuevo el mando en pocos días ante semejante sublevación. Es destacable este hecho porque se usa como herramienta arrojadiza hacia los trabajadores de esta casa la manida pregunta: ¿y qué habéis hecho vosotros durante estos años?

Última imagen C9

Sí, es cierto que se ha esperado un puñetazo en la mesa de un calibre similar al que se vio durante esas semanas previas al cierre. Pero no todos los trabajadores se quedaron de brazos cruzados. Muchos de ellos fueron sometidos a mobbing (por ejemplo, el periodista Miguel Ángel Picornell) durante años por discrepar o relegados a tareas que nadie quería hacer (otro ejemplo es Fani Grande, que fue destinada a labores administrativas en contra de sus deseos). Y finalmente se vieron en la calle tras la ejecución del ERE, que dejaba sin empleo al 76% de la plantilla. Otros estaban avergonzados de semejante panorama y también los había que estaban ahí por lo que estaban, no nos engañemos.

Sin embargo, lanzar los cuchillos contra los trabajadores es matar al mensajero. Tienen su parte de culpa, reconocida por ellos mismo. También tiene su responsabilidad una sociedad que, hastiada, dejó de reclamar lo que era suyo hasta que sucedió lo inevitable. Pero no hay que perderse. Esta estrategia política es de sobra conocida: degradar algo hasta tales límites que se acabe pensando que es inútil, que sobra, que es una carga y tiene que ser destruido. Por no dejar Valencia, podríamos llamarle “Estrategia Cabanyal”.

El Cabanyal es un emblemático barrio marítimo que fue deteriorado por intereses pecuniarios de los que mandan. Era una oportunidad perdida, debían pensar, tener una zona tan cercana a la playa y, en época de vacas gordas, no poder especular con ella. Nada como convencer a la opinión pública que ese barrio tiene que ser derruido por el bien de la ciudadanía, para acabar con la delincuencia y la mala imagen que proporciona a una Valencia que, para muchos políticos, “está en el mapa”.

De nuevo, la estratagema de intentar convencer a la opinión pública de que algo es innecesario

Quizás la opción más interesante fuese la de rehabilitar el barrio y no echarlo abajo pero algunos medios de comunicación se apresuraban a calificar las protestas ante el derribo de actos antisistema, orquestado por catalanistas, okupas y políticos de la oposición. De locos. Pese a todo, las batallas legales siguen adelante y el derribo del barrio no se ha consumado.

En RTVV sucede lo mismo. Los que ahora reclaman su derecho a tener un servicio público, en valenciano, de calidad y plural son calificados de demagogos. ¿Por qué? Bien simple, porque antes criticaban Canal 9. ¿Por qué la criticaban? ¿Quizás por los esperpentos y la manipulación informativa? ¡Qué más da! El caso es que la criticaban. RTVV, como El Cabanyal, estaba totalmente degradada. Así que nada, a destruirla. Quejarse no es concebible para el Partido Popular y sus voceros ya que es algo tan denostado que, criticar su cierre, es absurdo. Como lo es el hecho de que lo hagan los partidos de la oposición, que llevaban años reclamando una RTVV de calidad pero eran silenciados.

Según Fabra, el cierre de RTVV permitirá invertir en sanidad y educación, dos derechos públicos que son aniquilados lentamente

Y, atención, que el cierre de este medio de comunicación viene justificado, en palabras del President Alberto Fabra (permítanme recomendarles la parodia del mensaje navideño de Fabra, realizada por el humorista Xavi Castillo), porque con el dinero que se “ahorra” (el Comité de Empresa de RTVV presentó un plan de viabilidad que ni siquiera fue estudiado por el Consell, como confirmó el vicepresidente José Císcar) se van a construir colegios y hospitales. La preocupación de que tanto la sanidad y la educación que, ahora pasan a ser bazas para convencer al electorado, sean el siguiente eslabón de la cadena es lógica. Recorte tras recorte observamos cómo estos dos derechos públicos son aniquilados lentamente. La jugada ya la conocemos. Alerta.

Por lo pronto, en cuanto a lo que a RTVV se refiere, el apoyo ciudadano a este medio es incuestionable. El 1 de diciembre más de 60.000 personas se congregaban en Valencia para exigir su retorno. Acabamos de comenzar 2014 y las elecciones autonómicas se celebrarán en mayo de 2015. La estrategia del olvido también es poderosa. Queda año y medio por delante, por lo tanto es importante mantener latente el espíritu que recorrió las calles de Valencia pidiendo aquello que pertenece a la ciudadanía.

RTVV no es tanca

¿Habrá información en valenciano? ¿Se dará paso a un canal privado? ¿Cómo se plantearía una futura reapertura? ¿Qué sucede con las instalaciones?

Además, muchas incógnitas que el gobierno valenciano no querrá eternizar. ¿Tendrán los ciudadanos información en valenciano? De momento, Alberto Fabra ha pedido una ventana a TVE. Pero, ¿puede el cierre de RTVV dar paso a una cadena privada? Si entra una privada querrá blindar el contrato y entonces, ¿cómo se plantearía una futura reapertura de RTVV? La oposición promete que volverá si ganan las elecciones pero este hecho puede complicar ese deseo. Por otro lado, ¿qué sucede con las instalaciones? ¿Se venderán al mejor postor? Cabe recordar que son de uso dotacional y están en Burjassot (alcalde de Compromís, apoyado por PSPV y EUPV). El Ayuntamiento de esta localidad no pondrá alfombra roja para que se desmantele.

Muchas preguntas en el aire y un sentimiento de pérdida innegable. Miles de trabajadores se quedan sin empleo; el sector audiovisual queda prácticamente destrozado en la Comunidad Valenciana; el futuro de los universitarios de Periodismo, Comunicación Audiovisual o Postgrados relacionados con estas enseñanzas pasa por emigrar; y pierde la sociedad en su conjunto un medio de comunicación que, ha quedado patente, era recuperable.

Se pierde información en valenciano, tradiciones, fiestas, meteorología de los pueblos, deportes…. Tras años secuestrada, se liquida un medio que debería haber sido una herramienta democrática y de cohesión social. Porque Radio Televisión Valenciana es de los valencianos.

José Manuel Barragán es editor de laGatera. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Máster en “Creación de nuevos contenidos y formatos audiovisuales”. Presentador del programa '¡Cómo está el patio!' en Radio Manises. Trabajó en Producción de Deportes en Canal 9.

Discusión

  • Bienvenido, José Manuel. Que disfrutes mucho aquí y nos traigas artículos tan interesantes y currados como este. :)

  • ElisaCS

    Un artículo genial y muy interesante. Porque los valencianos nos merecemos un medio de comunicación realmente nuestro, que trate los temas que nos interesan y lo que realmente ocurre en nuestra Comunitat. Enhorabuena! estaré pendiente de tus próximos artículos ;)

Comparte esto con un amigo